La Gallina de los Huevos de Oro (fábula)

Dicen que la avaricia rompe el saco. Un buen ejemplo es del hombre que hubo una vez, cuya gallina todos los días le ponía un hermoso huevo de oro.

Aquel hombre, feliz por ser el dueño de tan increíble animal, imaginó que se haría rico con el tesoro que aquella gallina debía albergar en sus entrañas.

Ni corto ni perezoso decidió sacrificar al pobre animal para poder comprobar cuánto brillaba el tesoro de la gallina.

Sin embargo, al abrirla pudo comprobar con sus propios ojos, como aquella gallina era igual por dentro que aquellas que no ponían ni un solo huevo extraordinario.

Y de esta forma fue como el hombre de la gallina de los huevos de oro, se privó de su gran fortuna.

Qué gran mensaje y lección para las personas egoístas…De la noche a la mañana, el rico se vuelve pobre por no conformarse con lo que gana.

El bosque de  fantasías

Deja tu Comentario

comentarios