La Bruja y el Guerrero Cazador

Erase una vez”

Habia una vieja bruja que vivia cerca de San Cruz en una tierra boscosa que ella reclamaba suya.  Ella la protegia con celo, con la intension de evitar que se convirtiera en tierra de arado o el luga de negocios de los vecinos.  Ella la protegia con brujeria, la sola fuerza de voluntad, y con la ayuda de una manada de perros que mantenia para asustar a cualquier intruso.   Estos perros igual comian carne arrancada del cuerpo de un ser humano, como sobras de la cocina de su cuidadora.

La bruja habia dado a luz a varios hijos y les habia dado la libertad cuando estaban todavia bien jovenes para que buscaran sus propios caminos. Nadie sabia exactamente como habia conservado su belleza, pero se decia que ella habia atraido muchos amantes.  Tambien se decia que ella habia dejado a estos hombres con apariencia cansada y triste, vaciados de toda su energia. Con cada amante que pasaba ella parecia estar mas fuerte, y mas bella.  Algunos decian que ella podia atraer a un hombre a su lecho, o bajo tierra, emocionarlo para desnudarse, y estrechar sus piernas sobre su cuerpo firmemente, y absorber la energia vital de el.   Se creia que por medio esta energia robada, ella mantenia su apariencia juvenil.

Mientras era solidamente independiente, la bruja compartia el hambre humana natural por tener compañia.   Ella siempre  tenia la esperanza de encontrar un hombre que fuera se igual-no solamente los musicos vagabundos que pasaban, o los mercaderes, o agricultores locales, sino un mago, o guerrero.  Para llenar sus horas de soledad, ella descifraba antiguos escritos que ella habia coleccionado, y perderse en al belleza de su jardines, llenos de flores y arboles frutales que ella habia magicamente compuesto.  Pero eso no era suficiente.   Ella ardia por un hombre que pudiera igualar su propia fuerza, su pasion con un igual, que pudiera halarla en un torbellino de emociones compartidas; un hombre al cual ella pudiera rendir sus sentimientos sin temor a perderlos.

Richard Morgan Szybist.

Deja tu Comentario

comentarios