El lugar donde llueve chocolate -Parte 1

Cuento.

Vera era conocida como “la nieta de la loca”. Y es que la abuela de Vera se había pasado media vida diciendo que veía el futuro, lanzando profecías que nadie entendía.

Ella ni siquiera había llegado a conocerla, pero en ninguna de las fotos de la familia parecía que aquella viejecita dulce y sonriente pudiera estar mal de la cabeza. Por eso sintió tanta emoción el día que descubrió una nota suya escondida en un viejo joyero.

«Hay un lugar donde llueve chocolate del cielo, y allí se esconde un gran tesoro ¡Quien lo encuentre será rico!», decía la nota.

Vera no dudó en ir tras el tesoro y comenzó a hacer excursiones, recorriendo en secreto cada rincón de las montañas, buscando un lugar donde lloviera chocolate. Pero allá donde iba siempre llovía agua. Valles, cuevas, ríos, desiertos, bosques o praderas. Siempre llovía agua.

Un día, desanimada, lloraba junto a un camino cuando se acercó un niño.

– ¿Por qué lloras?

– ¡Por que todas las nubes son de agua! ¡Buaaa!

– ¡Claro!- respondió el niño- ¿De qué quieres que sean, de chocolate?

– ¡Siiiii! ¡Buaaaaa!

– Pues eso sería estupendo. Me encantaría que lloviera chocolate. Igual que en un cuento que leí de pequeño.

Vera dejó de llorar ¿Un cuento? ¿Y si su abuela se refería a un libro? ¡En un libro sí que puede llover chocolate y pasar cualquier cosa!.

Sin decir nada más, le dio un gran abrazo al niño y salió corriendo a la biblioteca, en busca del cuento en el que llovía chocolate. Seguro que allí estaba la pista para encontrar el tesoro.

Ese día, y muchísimos más que le siguieron, Vera estuvo todo el día leyendo en la biblioteca, buscando el libro de las nubes de chocolate.

Deja tu Comentario

comentarios