Moraleja La Luciernaga y La Serpiente

Una luciernaga recorria tranquila y placidamente cada rincon del bosque.  Como muestra de su felicidad, su cuerpo se encendia con cada nuevo impulso.  Una serpiente que le veia empezo a perseguirla con mucho sigilo, hasta que fianlmente la acorralo en unos matorrales.

luciernaga.jpg

La asustada luciernaga trataba inutilmente de evadir a la serpiente que amenazaba con devorarle de una sola mordida.  Sin saber que hacer y sin tener hacia donde volar, la luciernaga enfrento a la serpiente.

-¿Por que me acechas?- le dijo- ¿puede acaso un insecto tan insignificante como yo saciar tu hambre? O ¿ Puede una cazadora tan astuta y temida como usted, presumir de haber cazado una pequeña luciernaga? – Continuo la Luciernaga.

A todas estas preguntas la serpiente respondio negativamente.

-Lo que sucede – dijo ella- es que me molesta muchisimo tu brillo. Por eso te acecho.

La luciernaga supo entonces que hacer, brillo con todas sus fuerzas y alcanzo tal intensidad que deslumbro a su atacante.

Aprovecho entonces el momento para escapar de la serpiente.

Moraleja

Cuando tu exito despierte envidias y ataques, no dejes de trabajar.  Esfuerzate mas y deslumbrales con tu brillo.

Deja tu Comentario

comentarios